Desventajas de las alarmas vía radio

Por Javier del Rey

Los sistemas de seguridad vía radio presentan una serie de particularidades en su forma de funcionar y de comunicación con sus centralitas de alarma, las cuales representan importantes desventajas del nivel de seguridad que ofrecen frente a los sistemas cableados.

A continuación se las relacionamos al objeto de que tenga la información y poder decidir si le conviene o no disponer de un sistema de seguridad completamente sin hilos en los tiempos actuales. ASTEIA no efectúa este tipo de instalaciones por ser una Empresa de Seguridad responsable y en la que se puede confiar.

IMPOSIBILIDAD A LA SUSTITUCIÓN DE DETECTORES (OBSOLESCENCIA). Cuando se deteriora un detector, si se ha dejado de fabricar y ya no lo hay en el mercado, no se podrá sustituir por otros, perdiendo definitivamente la protección en el espacio donde estuviera instalado. En cableado, se podría sustituir por cualquier otro funcionalmente similar de cualquier fabricante.

POCA VARIABILIDAD. Existe muy poca variación de modelos y tipos de detectores respecto a los disponibles cableados, por consiguiente muchas de las instalaciones no gozarán del nivel de seguridad deseable ni tendrán el rendimiento que obtendrían si se hubiera elegido un detector cableado. En detectores cableados, el diseñador del sistema podrá elegir el detector más apropiado que se necesite para proteger adecuadamente el espacio u objeto. 

COSTES DE MANTENIMIENTO SUPERIORES. Los detectores sin hilos portan una pila que se agota dependiendo de las veces que se utilice el detector, lo cual dificulta además el poder realizar una planificación del mantenimiento óptimo de la instalación. Los detectores cableados ahorran completamente esta problemática.

FUNCIONAMIENTO DISCONTINUO. La inmensa mayoría de los detectores vía radio señalizan las detecciones de alarmas a intervalos con periodos de inactividad de hasta 10 minutos o más, nunca de forma continua ni permanente como sí efectúan los cableados. Es decir, tras enviar a su Panel de Alarma una detección,  el detector inicia una temporización en la cual no avisará de nuevas detecciones, ahorrando así energía de su pila. Esta operativa, conocida por los atacantes, representa una potencial debilidad de los sistemas vía radio. La norma UNE-EN50131-5-3:2005 y /A1:2008 por las que se regulan los requisitos de los detectores y sirenas vía radio certificados en Grado 2, 3 y 4, no hacen ninguna mención al comportamiento que han de ofrecer los equipos respecto a este período de latencia tras comunicar una detección de alarma, por lo que recae únicamente en los fabricantes este criterio, adoptando cada uno su protocolo, el cuál no suele divulgarse en los documentos. Los detectores cableados comunican cada vez que se produce una detección, sin límites ni pausas.

HASTA DOS HORAS PARA ENTERARSE DE QUE SE HAN LLEVADO EL DETECTOR. En muchas ocasiones, principalmente en detectores que protegen perímetros de exterior, el autor ha constatado que resulta fácil acceder al detector sin que este pueda percibirlo. Esto sucede cuando se diseña el sistema de seguridad pensando únicamente en la protección de los accesos al inmueble y no se contempla la seguridad del propio detector vía radio. En estos casos, cualquiera podría llevarse el detector de su emplazamiento, arrancándolo, tardando el sistema de seguridad horas en comunicar el aviso técnico de pérdida de detector (si el detector estuviera adecuadamente instalado, cabe esperar que en el momento de su arranque de la superficie que lo sostiene, señalizaría su sabotaje… pero en la práctica diaria el autor ha constatado que son muchísimos los detectores y sirenas incorrectamente instalados, pudiendo cualquiera arrancarlos de sus emplazamientos sin que se produzca sabotaje ni alarma algunos). Puede observarse en la Tabla 9 de la norma UNE-EN50131-5-3, que los detectores de Grado 2 certificados en la citada norma, disponen de hasta 120 minutos de ausencia continuada para que la central de alarma considere que se ha ‘perdido’ un detector y de aviso. Con los detectores y sirenas cableados, adecuadamente instalados, cualquier arranque será detectado y señalizado por la centralita de alarma al instante.

RIESGO DE MAL FUNCIONAMIENTO POR INTERFERENCIAS. Como todo dispositivo inalámbrico, los detectores de seguridad también están sometidos a las interferencias esporádicas que se producen en el espectro radioeléctrico, ya sea por la interacción de otros dispositivos que ocupan la banda espectral, o por propios fenómenos que ocurren ‘aleatoriamente’ en el radioespectro. Los detectores cableados están libres de interferencias funcionando al 100% las 24 horas.

RIESGO DE MAL FUNCIONAMIENTO POR CAMBIO DEL MOBILIARIO. Como todo dispositivo inalámbrico con niveles de potencia de emisión bajos, existe el riesgo de modificar el nivel de señal que recibe el receptor vinculado a la centralita de alarma a un nivel no adecuado tras cambiar de sitio, por ejemplo, algunos elementos de la decoración, crecimiento de la vegetación, variación en la estructura del inmueble, etc. Los detectores cableados carecen de este riesgo.

INHIBIBLES. Fácil puesta fuera de servicio de los detectores, centralita de alarma y comunicaciones móviles mediante los inhibidores de frecuencia, sin excepción de fabricante, marca, tecnología, técnica empleada… Los detectores cableados no se pueden inhibir y si se produjera el corte del cable, el sistema lo alarmará de inmediato durante las 24 horas como una señal de sabotaje.

VISIÓN DE LAS IMÁGENES POR LOS LADRONES ANTES DE ACCEDER. Muchos sistemas dotados de cámaras, son susceptibles a ser visionados por cualquiera que disponga de un sencillo receptor de imágenes, obteniendo las mismas que visionaría el propietario de la instalación. Además, en multitud de detenciones producidas por las FFCCSS (ver Noticias), se han incautado aparatos receptores de imágenes, lo cual pone de manifiesto que antes de acceder, los actores ilícitos observan las cámaras inalámbricas para conocer el estado real del interior del inmueble. La transmisión de imágenes por cable, está exenta de estas prácticas.

 NUESTRO CONSEJO

Si desea o necesita un sistema de seguridad, contrate uno constituido únicamente con detectores y elementos cableados. Si ello no le fuera posible, contrate una instalación mixta con detectores cableados, procurando dotar con estos a los espacios más sensibles o que contengan mayor valor e infórmese de los riesgos que tendrán las zonas ‘protegidas’ por los detectores sin hilos.

Si aun así decide contratar una alarma sin hilos, como por ejemplo las que ofertan todas las marcas multinacionales y su aseguradora le ha instado a que instale un sistema de seguridad atendido por central receptora, CONSULTE Y ASEGURE CON SU COMPAÑÍA DE SEGUROS si en el caso de que le inhiban la alarma sin hilos que le instalarán, el seguro le cubrirá la totalidad del siniestro acontecido según su póliza de seguro.

Puede ampliar esta información leyendo el  artículo escrito por el experto en seguridad Ángel Olleros Sistemas de alarma ineficaces ¿Por qué los compramos?

Leer sobre inhibidores de frecuencia…